Las fiestas electrónicas en Mar del Plata continúan pero con cambios

En un informe realizado por el medio marplatense 0223, indicaron que con la salida de Carlos Arroyo y el arribo al Ejecutivo municipal de Guillermo Montenegro, la futura funcionaria a cargo de la Secretaría de Salud, Viviana Bernabei, confirmó la continuidad de una política impulsada por el intendente saliente en los últimos dos veranos: la aplicación del protocolo de prevención dispuesto para las fiestas electrónicas a realizarse en el distrito. Los productores de los eventos deben estar registrados ante el municipio, deben poder facturar, tener personal y pagar impuestos por la actividad, además deben tener un seguro de caución. Para los eventos, los productores deben tener contratada seguridad privada acreditada con la habilitación de bomberos en el lugar; por otro lado, deben contratar un servicio de salud privado y contar con puntos de hidratación gratuitos habilitados por SAME previamente, de esa forma el municipio se garantiza la seriedad y desliga cualquier responsabilidad luego de los controles.


Durante el inicio de la temporada estival del 2017, tras varios casos de intoxicación acontecidos en diversos eventos de ese tipo y mucha polémica detrás, Arroyo pasó de intentar suspender la realización de algunas de las fiestas, a reunirse con los organizadores, emitir un decreto y luego iniciar una etapa en la que se requirió la autorización de la comuna para el desarrollo de esos espectáculos.


Pasado ese verano, Arroyo trazó un balance del programa implementado, denominado Mar del Plata Segura, defendió el polémico decreto sobre las fiestas y terminó por generar el camino para el debate, ya más generalizado meses después, a fin de comenzar a regular los espectáculos masivos de ese estilo.

Entre las regulaciones implementadas, surgió dar inicio a un protocolo sanitario y de seguridad preventivo que arrojó resultados positivos durante las dos siguientes temporadas.

A horas de asumir en el cargo, Bernabei habló con este medio y ante la inminente llegada del verano confirmó que una de las prioridades es continuar con los controles en torno a las fiestas electrónicas. “Hay un protocolo establecido y se va a seguir con el mismo, porque ha funcionado muy bien”, resaltó al respecto.

“Las fiestas tienen que estar programadas y una vez que sus organizadores tienen la autorización, el día de la fiesta el Same va y verifica que se cumplan con todos los requisitos acordados, por ejemplo, la habilitación de los puestos de hidratación” detalló Bernabei.

Según lo acordado entre el sector público y el privado, el municipio no tiene que invertir dinero para garantizar la prevención de estos eventos, dado que se acordó que la erogación corra por cuenta de los productores. La comuna presta la logística y el personal para poder abordar la prevención y los trabajos de seguridad en cada evento, en horas de trabajo que son abonadas por los organizadores.