Kicillof expresó que hubo municipios postergados en la anterior gestión y que dejará sin efecto el aumento de las tarifas energéticas

El flamante Gobernador de la provincia, Axel Kicillof, realizó su discurso como primer mandatario bonaerense, entre lo más destacable fue dejar sin efecto el aumento de tarifas energéticas “Si una tarifa no puede ser pagada por un jubilado, no es tarifa es saqueo” señaló. Además les aseguró a los intendentes que no va a centralizar su gobierno y espera  gobernar con cada uno de los jefes comunales bonaerenses de acuerdo a las necesidades de cada ciudad y atento a la postergación que tienen las mismas. Finalmente se alineó con la lucha contra el hambre iniciada por el Presidente de la Nación, Alberto Fernández, y se puso del lado de la educación  “No esperen ver a un gobernador que se enfrente con los maestros de la provincia de Buenos Aires” enfatizó el Gobernador bonaerense.



Tras la contundente fiesta de asunción de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, Axel Kicillof hizo lo propio y asumió hoy el cargo de gobernador de la provincia de Buenos Aires. La ceremonia tuvo lugar en la Legislatura bonaerense, en La Plata, y contó con la presencia de la dupla presidencial, que concurrió a presenciar el recibimiento del poder por parte tanto de Kicillof, como también de su vicegobernadora Verónica Magario.

Poco después de las 11.30 de la mañana, comenzó la asamblea legislativa presidida por Teresa García, gobernadora provisoria de la Provincia de juramento tanto de Kicillof como de su vicegobernadora, Verónica Magario. Tras la jura tomada por Magario a Kicillof y el traspaso de atributos por parte de María Eugenia Vidal, el nuevo gobernador pronunció su primer discurso como mandatario bonaerense frente al recinto.

“Hoy vengo a reconstruir la provincia de Buenos Aires. Para recuperar los derechos perdidos y también para transformar a fondo y en su estructura a nuestra provincia. Hoy es el primer día de una etapa diferente. Una etapa que fue abierta ayer por el presidente Alberto Fernández, cuyo discurso oficial inició un horizonte de reparación y esperanza”, disparó Kicillof en un discurso de fuerte contenido crítico contra la gestión de  Cambiemos.

Cabe señalar que Kicillof tuvo fuertes pronunciamientos sobre la situación de la Provincia, a la que definió como “tierra arrasada” por la gestión de Vidal, en especial en referencia a las finanzas del Estado, hoy en jaque por los alto índices de deuda pública. “Los vengo a invitar reflexionar, a pensar acerca del por qué del resultado de las elecciones. Porque ese resultado es lo más importante que tenemos, es el resultado y la expresión de la voluntad popular”, dijo y agregó: “Expresa malestar, rechazo. Tiene que ver con una situación económica durísima. No sólo eso sino también a una política económica y a una lógica de gobierno. Que llegó con muchas promesas y después se basó en el marketing político, se convirtió en una forma de negar los problemas”.

Uno de los puntos más destacados de la mañana, sin duda, fue la presencia de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner en uno de los palcos del recinto, flamantes presidente y vicepresidenta de la Nación, quienes ayer tuvieron su gran jornada de festejo por la llegada al poder después de cuatro años de macrismo. El Presidente concurrió al recinto acompañado por Sergio Massa y Eudardo “Wado” De Pedro.

El Gobernador manifestó: “El pueblo de la provincia de Buenos Aires no quiere ni persecuciones ni un Estado ausente, o causador, que culpa las víctimas de la situación económica. Pero también, junto con esto, sin ánimo de chicanear, hubo un intento cultural, con esta idea de que llegar a la universidad no era para los sectores postergados, que tener un celular es una fantasía o acostumbrarse a vivir en incertidumbre”.


“Una unidad de los bonaerenses en la diversidad. Ponemos de acuerdo en prioridades, objetivos y metas que debe tener nuestra provincia. En esta elección lo que ganó que la provincia de Buenos Aires vuelva a ser productiva y no especulativa. Que vuelva a ser solidaria y no egoísta. Con un Estado presente, comprometido y cercano. Es el enorme desafío que tenemos por delante”, sostuvo Kicillof.

“El industricidio y la falta de producción afecta la provincia de Buenos Aires. Es entendible que contra la macroeconomía nacional es probable que un gobierno provincial no tenga los elementos necesarios para impedir estos estragos. Pero también, ante esta política económica nacional, la provincia de Buenos Aires se encontró con un gobierno que no protegió a sus sectores productivos y a los bonaerenses”. En ese aspecto, Kicillof se refirió al ahogo de las PYMES experimentado en los últimos años, así como también el golpe en la producción agropecuaria, los cierres de tambos y las pérdidas en la agricultura familiar.

Otro de los puntos abordados fue la delicada cuestión energética y las tarifas. “Si las tarifas no pueden ser pagadas por un jubilado, no es tarifa. Es saqueo”, señaló Kicillof. “Le entregaron en bandeja la regulación de la energía a las empresas”, añadió. En cuanto al tema salud y educación, la infraestructura y salario fueron ejes cruciales. En el tema de la educación pública, hubo un especial guiño hacia los gremios docentes, que tuvieron fuertes enfrentamientos con la gestión saliente de Vidal. Este punto incluyó un “homenaje a Sandra y Rubén”.

“Se dice que el gobierno anterior dejó una caja de 25 mil millones de pesos. El problema no es cuánto queda en la caja, sino las obligaciones y necesidades de los bonaerenses. Y esa caja no alcanza para atender las preocupaciones de los próximos 30 días. Solo el pago de proveedores estimamos se requieren 50 mil millones de pesos”. El mandatario abordó problemáticas como la multiplicación de la deuda bonaerense, las especulaciones del sector bancarios con Leliqs y Lebacs.