Los beneficios de ser amigo o enemigo, la grieta que deja el Macrismo

Los vecinos de Villa Gesell ven con cierto desdén el desequilibrio generado por el destrato del Gobierno Provincial, porque cuando se sacan las cuentas los números no dan. Pinamar recibió 8 patrulleros nuevos, completando una dotación de 13 patrulleros en dos meses, mientras que Villa Gesell no recibe móviles nuevos desde julio del 2017. Misma situación se traslada a todo el modus operandi de la entrega de obras y recursos extraordinarios para infraestructura. Fue sistemático que desde Provincia y Nación excluyan a nuestra ciudad por no pertenecer al mismo espacio político, se notó mucho haciendo que todos los discursos de “sellar la grieta”, “de igualdad” y de “transparencia en la gestión”, se caigan. Entre los desafíos que tendrá Kicillof, este es uno de los más importantes.



Pinamar recibió ocho patrulleros más cero kilómetro, se trata de seis camionetas 4x4 y dos autos marca Ford Focus. Este parque se suma a los cinco móviles que el mismo Ritondo entregó en la ciudad vecina hace dos meses, completando una dotación de 13 patrulleros en dos meses. Una dotación que, en Pinamar en cuatro años de mandato de Vidal y Ritondo, se cuadruplicó, situación que se contrapone con Villa Gesell donde hay saldo negativo, sobre todo en los últimos dos años.

Según un comunicado del Municipio, enfatiza que “El hecho ratifica la política discriminatoria en materia de seguridad que adoptó el gobierno bonaerense con Villa Gesell. Hasta la última medida que adoptó la gobernadora Vidal, el ministro Ritondo y el Jefe de la Policía Departamental de Pinamar, de la que dependen las comisarías geselinas dejaron sin logística a nuestra ciudad en la antesala de la temporada de verano.” expresaron desde prensa municipal.

Esos desequilibrios en la gestión, no se vieron en los balances de fin de año, ni en las cadenas nacionales, ni en los medios donde realizaron sus discursos el Presidente, la gobernadora y el Ministro (ahora diputado electo). Desequilibrios que deben saldarse en esta nueva etapa y por injustos, requieren de dar más donde no se daba nada.
Kicillof deberá tener una gran cintura para comprender la fotografía completa. Porque el mismo intendente que hoy recibe el oro y el moro, es el que mañana va a quejarse de desigualdades, profundizando aún más la grieta.

La realidad es que, el espacio que condujo Macri perdió una oportunidad única en ser verdaderamente distintos, sin dudas no venían a eso, oportunidad que ahora va a tener Kicillof, pero que requerirá de mucha habilidad para no ofender a propios y ajenos, de dar desde donde no hay, porque los números de Argentina, la deuda de la provincia y el daño en todo el tejido social, está al nivel de los países de más abajo en la tabla de posiciones, y no se trata de la opinión de Villa Gesell Portal, sino de información pública del Fondo Monetario Internacional, el Financial Times y todos los medios especializados en economía del mundo.