Simbólico: Por primera vez en la historia, las tres discotecas más grandes de Villa Gesell no abrieron sus puertas en Verano

La madrugada del miércoles 22 de Enero tuvo una novedad para Villa Gesell: cerca de 20 mil jóvenes por primera vez en la historia de la ciudad, en la segunda quincena más fuerte del año: Pueblo Límite, Lebrique y Dixit, las discos más grandes de la ciudad, no abrieron sus puertas respetando el día de duelo decretado por el Intendente Gustavo Barrera. Algunos señalan que la medida llega tarde, sin embargo tiene un valor simbólico tangible, los chicos tuvieron que reflexionar el motivo por el cual “No tuvieron a donde salir”.


Nos debemos una estrategia colectiva como sociedad, de esas reparadoras y mucho se puede lograr cuando se para la pelota, se asumen las responsabilidades y se actúa en consecuencia. De tal manera, no podemos pasar por alto, por lo menos en Villa Gesell, que las discotecas más importantes de la ciudad no abrieron, que se plegaron a un decreto de Duelo Municipal del Jefe Comunal Gustavo Barrera y a la vez, se conoció un comunicado de la Cámara Empresaria de Discotecas y Bares de la Provincia de Buenos Aires, quienes se pusieron a disposición del Estado para elaborar en conjunto nuevas instancias de seguridad, de prevención y promoción de material que busque bajar el nivel de violencia y fomentar el consumo responsable.
Muchos consideran que estas medidas llegan fuera de tiempo, sin embargo, vivimos fuera de tiempo, estamos siempre muchos pasos atrás del desastre de la catástrofe y eso no tiene discusión, sólo hay que afrontarlo y actuar.

La imagen en la noche de Villa Gesell esta madrugada era por primera vez en muchos veranos, pacífica, por supuesto que algunas cervecerías y bares abiertos colmaron su capacidad, también los chicos hicieron sus fiestas en donde residen de forma temporal y cabe destacar que hubo mucho más movimiento por la ruta 11, donde los jóvenes con vehículo migraron hacia otras localidades linderas.
Es que no se le puede pedir duelo general a quienes por diferentes razones, viven de duelo y adolecen, son nuestros hijos y están criados por la tecnología, por las redes sociales, por la calle, algunos forjan sus valores en los deportes, en este caso de homicidio: un deporte de contacto, donde la fuerza física se impone y gana el que tumba, sumado a que en su ADN, los rugbiers forman una gran familia, eso también educa y mal enfocado, también mata.

Resulta que los Pertossi querían venir por más, querían haer un nuevo Try, ganar la pelota en el scrum, romper la resistencia del otro aunque eso conlleve a su muerte.

No queremos más violencia en Villa Gesell, tome la forma y se adapte al molde que sea, no la necesitamos, hace mal, daña.