Sigue la cuarentena hasta el 26 de Abril y en el ámbito local la gran duda es que hará Barrera con los jubilados y los trabajadores de temporada varados

Alberto Fernández aseguró que entramos en la segunda etapa de la cuarentena y que por lo pronto se extiende hasta el 26 de Abril


El presidente logró contener la atención general y así pudo demostrar,con la interpretación de los datos, la importancia de la cuarentena. Esta explicación la realizó de una forma sencilla y comparando los estados de situación de otros países del mundo. En tal sentido al Presidente se lo vio muy sólido en la oratoria situación fortalecida por su rol de profesor universitario de abogacía.

Además, Fernández aconsejó el distanciamiento social, como método de protección esencial “el virus no nos viene a buscar, nosotros lo llevamos”.
Por otro lado, señaló la importancia de comprender las diferencias sustanciales qué hay entre las ciudades y los pueblos, porque a partir de ahora comenzará a administrarse la cuarentena de acuerdo a las necesidades de cada lugar, a tratarse con los gobernadores y los intendentes.

Se resolvió uno de los reclamos más importantes que fue el destrato a las necesidades de los discapacitados, permitiéndoles ahora salir en un radio cercano a su hogar y con él acompañamiento de un familiar a cargo. Además se posibilitó la apertura de los talleres mecánicos, situación que en Villa Gesell ya sucedía en horarios reducidos. Por otro lado cabe la aclaración de que los bancos no abrirán de forma liberada para todas sus operaciones, si continuarán abiertos pero con atención limitada a una determinada cantidad de operaciones.

Una de las incógnitas fundamentales en la zona y que se replica en miles de casos en todo el país: no fue resuelta, aunque depende de las voluntades de los gobernadores y los intendentes: Se trata de personas varadas que trabajan durante la temporada en Villa Gesell, Pinamar, Mar del Plata y, uno de los mayores riesgos, los abuelos y abuelas locales, que tomaron sus vacaciones en marzo, son jubiladas y jubilados de la zona que están varados en diferentes provincias sin la ropa adecuada, sin resto económico para afrontar el gasto de permanecer en un lugar ajeno a su hogar. Este finde semana se sumó el conflicto con los trabajadores de temporada quienes naturalmente se quedaban en la ciudad hasta concluir Semana Santa.