La Iglesia y el Municipio se acoplaron a la marcha de autoconvocados por el asesinato de Fernando y cerraron con una misa

Fue la única marcha en todo el país con intervención de la Iglesia y el poder ejecutivo municipal. Al finalizar la concentración de vecinos y turistas autoconvocados frente a LeBrique, se realizó una misa con fuerte presencia de funcionarios. El obispo Gabriel Mestre brindó una homilía para los fieles presentes y leyó una esquela del Papa Francisco.


A las 18:00hs, llegaron al lugar miles de personas que ocuparon toda la Av.3 desde Paseo 102 hasta Av.Buenos Aires. Los autoconvocados se hicieron eco del pedido de justicia de los padres de Fernando Báez Sosa y marcharon desde la plaza primera junta hasta las afueras de la disco LeBrique.
Luego de culminar la marcha originada desde el pedido de acompañamiento a Graciela Sosa y Silvino Baez, el obispo Mestre se hizo presente en el lugar y dio una misa para un centenar de fieles junto al intendente Barrera, concejales y funcionarios.

Mestre, actual obispo de la diócesis de Mar del Plata, leyó una esquela que le envió el Papa:

Querido hermano
Se que mañana celebrarán una misa en Villa Gesell al cumplirse un mes del asesinato de Fernando Baez Sosa.
Quiero asegurarte mi compañía espiritual ese día. También yo celebraré la Eucaristía por Fernando y sus padres.
Por favor, no te olvides de rezar por mi.
Que Jesús te bendiga y la Virgen Santa te cuide.
Fraternalmente
Francisco


Al finalizar, Gustavo Barrera encomendó a los concejales una placa en conmemoración a la muerte de Fernando y se hizo entrega de una rosa realizada por el orfebre Pallarols, según lo había anticipado el Jefe Comunal en una conferencia de prensa realizada este lunes en el palacio municipal en el marco del anuncio de un aumento salarial a municipales.


El Intendente Barrera, presente en lugar, luego de escuchar fuertes críticas y gritos de los vecinos presentes, se expresó por redes sociales:

"A un mes del asesinato de Fernando Báez Sosa, que conmovió a toda la sociedad argentina, las y los geselinos realizamos una misa multitudinaria.
La ceremonia fue oficiada por el Monseñor Gabriel Mestre, Obispo de la ciudad vecina de Mar del Plata, quien leyó una carta de su Santidad el Papa Francisco. Queremos que haya Paz, Justicia y Nunca Más se repita un hecho semejante. Estamos angustiados y conmovidos, pero nuestro compromiso es construir una Villa Gesell diferente.
Quiero retomar las palabras del Obispo y hacerlas propias, todas y todos, cada uno desde su lugar, “debemos ser constructores e inductores de la paz”.
Colocamos también una placa en memoria de Fernando. Quiero agradecer a todas las personas que hoy se hicieron presentes y acercar un profundo abrazo a la familia de Fernando. Cuentan con todo nuestro apoyo".