Jugarse la vida por los argentinos

Leo Ontiveros trabaja en migraciones y tiene una tarea esencial en el aeropuerto Internacional de Ezeiza, es uno de los encargados de recibir a miles de argentinos de los vuelos de repatriación. Villa Gesell Portal dialogó con una de las personas que todos los días enfrenta cara a cara a miles de posibles casos de COVID-19


Cada día Ontiveros va a su trabajo y enfrenta la realidad de saber que da la bienvenida a miles de argentinos con síntomas de coronavirus, aunque su trabajo no es ocuparse de este dato “varias personas que recibí tenían síntomas, lo que no puedo saber es si eran positivos o no” señaló y además explicó el motivo por el cual desconoce el número es porque  “ese seguimiento lo hace sanidad.” en una respuesta que lo retrata aliviado, el hombre sabe que trabaja más enfocado sin tantos datos y tanto miedo.

El trabajo en Ezeiza es de alto riesgo,  porque aun cuando se toman todas las medidas de bioseguridad, un error puede poner en jaque a todo un sistema. Es por eso que, como si se tratara de una guerra, el personal que trabaja en esta tarea lo hace cual si fuera un rescate, desconoce nombres, caras, si están enfermos o sino lo están y también desconocen que sucede con esas vidas después “No puedo saber si alguien murió de las personas que ingresamos” relata Ontiveros.

Con respecto al enojo de muchos argentinos para con los varados en el exterior, él cree que se debe a que “en su mayoría se fueron después del 12 de Marzo. el presidente ya había expresado que comenzaría una cuarentena en la República” eso generó un importante fastidio en la sociedad.

Muchos Argentinos como Leo, salen de su casa cada día y se las están jugando por su país, muchas veces desconociendo si alguien sabe sobre el laburo silencioso que hacen, “todos los días voy al trabajo pensando en eso” señala y agrega “Hay muchísima gente que no tiene ni idea del trabajo que hacemos, pero voy positivo, sin miedo ni pánico y tratando de tener las defensas altas contra eso”, nadie puede desconocer que así como muchos argentinos consideran a los trabajadores esenciales como héroes, otros, los más miserables, los ven como un problema en sus microcomunidades.

Un tema que no compete directamente al área de migraciones fue preguntado por Villa Gesell Portal en respecto a las diferencias entre los varados en Argentina y los varados en el exterior, en tal sentido, la respuesta se ajusta a la lógica “creo que tomando los recaudos necesarios tendrían que poder volver a sus domicilios”

Con respecto a la continuidad de la política aeroportuaria y la apertura de las fronteras, opinó que “como mínimo va a estar limitado hasta fin de año” y sobre los efectos de una extensión más allá de lo que se estima, en tal sentido, opinó que “el daño va a ser muy grande porque el turismo en estos momentos es un ingreso de dinero para muchísima gente de nuestro país”.

Además, ante la consulta si hay movimiento de vuelos que no corresponden a los de repatriación, Ontiveros fue terminante “solo hay vuelos de repatriados tanto de entrada de argentinos, como de salidas de extranjeros” señaló.

En tal sentido y ante la reducción drástica del tráfico aéreo a nivel mundial, Ontiveros aseguró que afectó a todas las líneas aéreas del mundo.

Finalmente Ontiveros agradece que tanto el como sus compañeros están sanos algo que no sólo se debe al buen trabajo que realizan sino también al azar “realmente me llama la atención que toda el personal en el aeropuerto estuvimos trabajando sin medidas de seguridad de pandemia en enero, febrero y algunos días de marzo y no hay un solo contagiado” situación que en lo personal para Ontiveros es una muy buena noticia, pero tiene sentido por la cantidad de movimiento que hubo los dos primeros meses del año.