El PAMI también escribirá su comunicación interna con lenguaje inclusivo de género

Luana Volnovich, directora ejecutiva del Programa de Atención Médica Integral (PAMI), estableció que todas las disposiciones y circulares del Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados sean escritas con lenguaje inclusivo con la intención de generar un compromiso con el cambio cultural.


El boletín oficial del organismo publicó sostiene en su artículo 3°: “Instruir a las distintas Secretarías y Gerencias de este Instituto a los efectos de que las futuras disposiciones, circulares y demás instrumentos normativos sean redactados en lenguaje inclusivo de género”.

Por el momento el lenguaje inclusivo se utilizará solo en todo lo que sean comunicaciones internas, pero desde el PAMI aclararon que se irá ampliando “día a día”.

Por otra parte, en el artículo 1° de la resolución, Volnovich estableció “para todo el personal del Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados la capacitación obligatoria fijada por la Ley 27.499, denominada Ley Micaela”.

En ese sentido, la resolución 103 en su artículo 2° establece: “Delegar en la Secretaría de Derechos Humanos, Gerontología Comunitaria, Género y Políticas de Cuidad, el diseño y la implementación de programas específicos -con el objetivo general de brindar conocimientos, información y herramientas para incorporar la perspectiva de género en la labor diaria y propiciar espacios favorables para erradicar, modificar actitudes y prácticas estereotipadas- los cuales deberán ser informados a todas las trabajadoras y trabajadores por medio de publicaciones en los sistemas informáticos destinados a tal fin”.

El uso del lenguaje inclusivo había sido aprobado en diciembre del año pasado por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires (UBA) para las producciones académicas, realizadas por sus alumnos de grado y posgrado.

En agosto de 2019 fue el turno de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) para aprobar la utilización en la comunicación institucional y en las producciones académicas, al igual que la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

También en la provincia de Córdoba, las autoridades de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) comenzaron a recomendar la utilización del lenguaje inclusivo, aunque con “formas” que se incluyan en las normas del castellano y sin el reemplazo de letras que indiquen género por la “e” o la “x”.