El “Jesús de Vidal” uno de los tantos casos de situación de calle en cuarentena

Uno de los problemas que profundizó la cuarentena es el de las personas que viven en situación de calle y más aún aquellos que tienen un desorden mental, tal es el caso del “Jesús de Vidal” que recorre la ruta 2 camino a Mar del Plata y sufre del acoso de algunas personas que cree que está burlándose de la cuarentena. En la misma frecuencia se encuentran los niños y adolescentes con Trastornos del Espectro Autista, que requieren del contacto con el exterior y tuvieron que enfrentar junto a sus familias la dificil experiencia del encierro y los cambios de hábitos.


En el video podemos ver uno de los tantos casos que existen en cada pueblo, ciudad o barrio, los conocemos, pasan gran parte del día en la calle o en el exterior, no porque quieran, sino porque no les queda otra opción, algunos viven en la vía pública y con suerte descansan en algún hogar de abrigo y otros, como los hijos de las familias azules, requieren de una atención constante y un soporte familiar y profesional.


Si bien el Estado desde el INADI buscó que las familias puedan lograr pasar la cuarentena con una serie de recomendaciones, entendiendo que el confinamiento es una de las medidas más efectivas para combatir el COVID-19, quedarse encerrado en casa, puede resultar más difícil para las personas que sufren trastornos mentales, como los Trastornos del Espectro Autista (TEA).


La situación de calle, el encierro, la miseria y las condiciones especiales son un gran desafío para cada familia, además de un profundo pesar en aquellos que sufren por ser perseguidos, en algunos casos, por una porción de la sociedad y también en muchas ocasiones por el mismo sistema que se rige por normas, leyes y en esta situación especial por un Decreto de Necesidad y Urgencia.


En el caso de Argentina, hubo cierta desatención sobre el tema en el decreto de aislamiento, primero posibilitando la circulación de aquellas personas con autismo y luego impidiéndolo, el mismo 2 de abril en la página del INADI se puede leer una serie de consejos para pasar la cuarentena dirigida a familias con hijas o hijos TEA. La situación es difícil, los padres que disponían de sus horarios de trabajo y contaban con apoyo de acompañantes terapéuticos, también podían llevar a sus hijos a la escuela, donde realizaban actividades específicas, recreativas y terapéuticas, esa situación cambio y con ella todo el sistema creado alrededor de la estabilidad emocional de los chicos.


El caso del Jesus de Vidal, combina dos factores, la situación de calle y un problema de desorden mental, el hombre se viste con túnicas blancas y saluda a todos los que pasan cerca de él, es inofensivo y como puede verse en el video, alguien que genera empatía con la mayoría de la gente, sin embargo la situación de la cuarentena generó un desorden mucho mayor tanto para el “Jesus de Vidal” como para otros como él. Las denuncias de personas deambulando en la calle a los gritos, cantando, o simplemente con conductas impredecibles creció desde el 20 de Marzo, generando en algunos vecinos una reacción negativa.


El problema no parece tener otra solución que atravesarlo en conjunto, tal cual se presenta según la realidad que se instaló desde la llegada del coronavirus, sin embargo, la sociedad puede colaborar, reconocer estos casos, saber diferenciarlos y, paradójicamente, permitir que las distancias se acorten.