“La Sociedad olvida, la muerte se naturaliza, pero si a todos nos mataran a un hijo, seguro esto no vuelve a pasar más”

Los padres y la novia de Fernando Báez Sosa, asesinado en manada por rugbiers de Zárate en Villa Gesell, encabezaron una nueva marcha de silencio en el Parque Rivadavia del barrio porteño de Caballito en la que exigieron “justicia”. Una vecina expresó un testimonio fuerte a uno de los medios presentes: “Mirá somos pocos, la sociedad suele olvidar rápidamente, la muerte se naturaliza, somos mezquinos, pensamos sólo en nosotros pero si a todos los padres nos mataran a un hijo, seguro que ahí si no vuelve a pasar más”.

Un grupo de vecinos, familiares y amigos que reclamaron “Justicia por Fernando, asesinado en Gesell”, Graciela y Silvino, los padres de Fernando, se pusieron al frente de la marcha al grito de “¡justicia!”.

“Quiero agradecer a todos los presentes por tomar su tiempo y venir a acompañarme en este momento tan difícil de mi vida. Quiero pedir justicia por mi hijo, no se mecería esto que le hicieron”, señaló Graciela

La madre dijo además “nunca más haya otro Fernando”, quien era “un chico bueno, sano, que amaba a la novia, que amaba a sus amigos, que compartía día y noche con ellos”.

“Nunca me defraudó, era un chico bueno y compañero que me enseñaba todo el tiempo las cosas”, afirmó llorando junto a Silvino: “Cuando escucho la puerta, me parece que va a entrar mi hijo, y ya no está. Pido justicia por él”.