Los asesinos de Fernando le toman el pelo a la familia Baez Sosa, a la Justicia y a la Sociedad

Finalmente los imputados por el asesinato de Fernando Báez Sosa declararon, como habíamos anticipado por la mañana con el arribo del Juez de Garantías, la estrategia del abogado defensor, Hugo Tomei, comenzaba a vislumbrarse. Luego como es habitual, se filtraron rápidamente los documentos a los medios nacionales que con su publicación certificaron una estudiada declaración de los imputados que apunta contra la fiscal Zamboni y las “irregularidades” en la instrucción en sintonía con la denuncia del abogado Tomei contra la funcionaria judicial. Importante: ninguno pidió disculpas y todos consideran no saber de qué se los acusa.

La tomada de pelo se resume en este extracto de la declaración de Máximo Thomsen, declaración que fue similar a la de los demás imputados:

“Primero quiero saber si todo eso es lo que se me tenía que leer desde el primer día, que a mí no me explicaron nada el primer día, nos tuvieron ahí parados todos juntos sin explicarnos nada. Lo único que se nos explicó es que la noche anterior se le había entregado a una familia un pibe en un cajón... Nosotros no sabíamos nada. Y al no saber nada, nunca tener un antecedente penal, nosotros confiamos en la Justicia y después nos dimos cuenta que la fiscal nos mintió en la cara”.

Y continuó: “Nos hizo pasar a firmar papeles en distintas oficinas, que esos papeles nos enteramos que decían que nos habían mostrado las fotos, videos y que nos habían explicado el hecho y en realidad no se nos había explicado nada. Yo había pedido tres veces que nos muestren el video para saber de qué se nos estaba acusando porque todavía no sabíamos que había pasado. Sólo sabíamos que había un chico fallecido y se nos negó a mostrar el video. Nos empezó a decir que no nos lo podía mostrar las tres veces que yo le pedí.”

Además agregó ”Nos mintió que nos había mostrado el expediente y que se había leído y no era cierto. Nosotros nos sentimos muy frustrados por la Justicia. No se nos explicó nada. Nos dijeron cosas que no entendimos y nunca se nos dio el espacio para que nos expliquen qué era lo que estaba pasando. A nosotros nos condenó la sociedad antes que cualquier juez o fiscal. Nos condenaron los medios diciendo todo lo que supuestamente había pasado. Ellos tenían los videos y nosotros nos enteramos por nuestras familias el día de visitas ya privados de nuestra libertad. Nos enteramos todo lo que había pasado ese día porque nunca nos lo habían explicado”, continuó.

“Quiero que sepan que nosotros estamos dispuestos a declarar desde el primer día, pero como no entendíamos que es lo que estaba sucediendo, nos mintieron. En la fiscalía fue un trámite. Cómo era de noche se ve que la fiscal estaba apurada. No se nos explicó nada. Se ve que se quería ir. Nos mintieron para que nos vayamos más rápido. Siempre privados de la libertad, no podíamos comunicarnos con nadie”.

Al finalizar, Zamboni realizó la pregunto de rigor: ¿Va a responder en relación al asesinato de Fernando?: “No porque no confío en la fiscal porque se nos mintió desde el primer día. Voy a presentar un escrito”.

Cada uno de los imputados siguió la misma línea que Thomsen. Ahora el foco está puesto en la declaración de Alejo Milanesi y Pedro Guarino, aun ligados a la causa pero en libertad. Esto sucederá este jueves 20 de febrero en la fiscalía de Verónica Zamboni.

¿Esperar humanidad de Guarino y Milanesi con la misma estrategia de defensa? es casi imposible.

¿Que resta? la presentación del número 11 y 12 por parte del estudio Burlando y la aceptación de la revisión de las pruebas por parte de la fiscal. Burlando buscará lograr lo que viene planteando desde el primer día, la necesidad de que uno de los implicados rompa el silencio, pida perdón, asuma su rol en el asesinato.