Sábado confuso: Muy poca asistencia en los bancos locales y amontonamientos en los supermercados

Luego del decreto del Intendente Barrera limitando aún más el horario de apertura de comercios y circulación en la vía pública, el gobierno nacional definió la ampliación de horario de atención bancario. Ambas decisiones produjeron varios fenómenos tangibles: las operaciones bancarias se redujeron a un 10% en Villa Gesell con respecto al día viernes, después de las 15:00hs no ingresó nadie al banco atento al limite de horario de circulación en la vía pública y por otro lado, los supermercados registraron mucho más movimiento de gente concentrada por los límites impuestos por el Ejecutivo.


Las últimas 48hs fueron un pandemónium para todos, desde el Presidente, pasando por los gobernadores, funcionarios públicos, Intendentes y por supuesto para la gente, sobre todos los adultos mayores y aquellas personas que más necesitan de la ayuda económica del Estado.
La falta de comunicación y las decisiones unilaterales de algunos dirigentes políticos mostraron la mayor vulnerabilidad del gobierno: el ruido interno, el mismo que también le pasa factura al Intendente Barrera.

Ayer, Villa Gesell tuvo una recuperación en su golpeada imagen que, desde Enero del 2020 no deja de traer más que dolor a todos. Por primera vez en mucho tiempo, una decisión política, que se replicó en varios municipios por interconsultas entre intendentes, fue aplicada correctamente y le solucionó la vida a muchos vecinos verdaderamente asustados por las consecuencias que traen aparejadas la lucha contra el coronavirus.

Un rato después, el Intendente promulgó un decreto de reducción del horario comercial, poniendo un límite al lapso de atención al cliente fijado para las 15:00hs, como así también prohibiendo la circulación en las calles desde las 15:30hs, permitiendo sólo las actividades de reparto a domicilio para locales de gastronomía, además de una guardia de remises y la prohibición de llevar más de un pasajero por auto.

Esta acción de gobierno local generó este sábado una circulación mayor en las calles en el horario permitido, algo similar a la mala decisión tomada por el gobierno nacional y sus reparticiones con la apertura de los bancos de forma abrupta, la diferencia es la dimensión y el impacto en nuestra ciudad, que por composición demográfica, trae beneficios y a su vez complicaciones. La compactación horaria generó que se note más la presencia de la gente en la calle, eso agregó una mayor dificultad en el patrullaje y control de la vía pública. Además, por lógica, los negocios que pudieron abrir sus puertas, sufrieron el impacto de la decisión, generándose más filas, más espera y más gente por más tiempo fuera de las casas.

Poe otro lado, la actividad bancaria después de las 15hs hasta las 17hs fue nula, injustificada en nuestra ciudad por dos motivos, primero por el nuevo decreto del intendente y segundo por la buena decisión de organizar a la gente el viernes en la vía pública, un territorio que en materia de seguridad le fue esquivo en gran parte de la gestión al jefe comunal.

Las voces locales no se hicieron esperar, un empleado de una conocida veterinaria en zona sur y centro indicó “la gente vino al local toda junta y los envíos a domicilio los hacemos en horario comercial, se nos complicó todo”, misma situación con diferentes almacenes y supermercados que tuvieron un momento de aglomeración durante el mediodía. En tal sentido el dueño de un supermercado sobre Avenida 3, explicó que “con el otro horario podíamos extender más la atención y pensar en hacer alguna entrega a domicilio, ahora no y la verdad es que me preocupa porque no puedo organizar a la gente afuera, se tienen que cuidar solos”.
Unos metros más adelante otro minimercado presentaba una cola de 10 personas, un cliente notoriamente enojado expresó “esto es una barbaridad, vengo del otro supermercado porque me pareció que había mucha gente adentro y ahora tengo que esperar acá afuera, me dicen Quédate en casa, quédate en casa, pero y esto cómo me lo explicás” indicó el vecino.

En el mismo sentido,consultado por Villa Gesell Portal, Victor Borgia, titular de la UCI (Unión de Comercio e Industria de Villa Gesell) indicó que también recibieron algunos reclamos de comercios asociados que tuvieron problemas con la concentración de personas en horarios pico y confusión de parte de los comerciantes sobre los límites surgidos por la entrega a domicilio y señaló “en la UCI esperamos que la medida del ejecutivo comience a funcionar mejor con el correr de los días”.

También, como señal del desorden que surge por medidas y contramedidas, el ex concejal y letrado Sebastián Alvarez, explicó en sus redes sociales que “Con las nuevas disposiciones del Gobierno Nacional para el Pago de Beneficios en los distintos Bancos con horario(10 a 17 HS), el Gobierno Municipal, deberá modificar o reglamentar  excepciones en  el Decreto emitido en el día de hoy, con las nuevas restricciones, sino existirá un una contradicción entre una decisión Administrativa Nacional con un Acto Imperativo Municipal.” finalizó.

El problema es, en principio, el diálogo con interferencias que se deja ver en los diferentes niveles de divergencia política, en el orden local, las decisiones  que implican a otros sectores, en este caso el comercial y el social, deben realizarse en el marco de una mesa con representantes de los sectores afectados con el objetivo de arribar a una solución consensuada. A la vista está que para aplicar las buenas acciones que derivaron en un impecable operativo de atención al público en las puertas de los bancos, se mantuvieron conversaciones previas con los responsables de las entidades bancarias, como así también con los intendentes que siguieron el ejemplo del Partido de Ensenada, a cargo de Mario Secco.