Para la Agencia Nova, Berni le quiere tirar una papa caliente al Intendente Barrera

Así lo daba a conocer el portal de noticias Agencia Nova, en una nota de su redacción tituló "Aunque le quiere tirar la papa caliente al jefe comunal, Berni está cada vez más expuesto por el crimen de Gesell". En está nota A.N. deja entrever la teoría de una estrategia mediática para favorecer al Ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires.

Texto Agencia Nova: https://www.agencianova.com/nota.asp?n=2020_2_11&id=83113&id_tiponota=30

El avance de la causa en la que se investiga el asesinato de Fernando Baez Sosa en manos de un grupo de diez rugbiers en Villa Gesell abrió una fuerte discusión sobre las responsabilidades de la Provincia y del municipio sobre la seguridad de los jóvenes y el alcance de la jurisdicción para evitar que se repitan situaciones de esta naturaleza, aunque con el correr de los días empieza a quedar en claro que las falencias estuvieron del lado de la Policía y de la cartera de Seguridad.

Rápido de reflejos, el ministro Sergio Berni aseguró hace semanas que le había informado al intendente sobre el "descontrol" que se había registrado en las noches de ese distrito durante las recorridas que se habían realizado en el marco de los operativos de seguridad dispuestos como refuerzo en los distritos balnearios y hasta incluso avanzó con la clausura del boliche Le Brique, aunque el ataque que terminó con la muerte de Fernando ocurrió afuera del lugar.

El dato no es menor, porque la última información da cuenta de que el lugar contaba con todas las normas de seguridad exigidas por la comuna para estar funcionando, al igual que la amplia mayoría de los locales nocturnos del distrito, e incluso la clausura que aplicó la cartera de Seguridad se basa en un artículo que regula la "capacidad" de los vasos que se utilizan para el expendio de bebidas, es decir, un elemento verdaderamente ridículo para proceder a cerrar el lugar.

Se hace evidente que el ministro de Seguridad de Axel Kicillof montó una escena para deslindar las responsabilidades de la Provincia y apuntar con todo al intendente Gustavo Barrera, aún a pesar de que los testigos del hecho afirman que esa noche había un solo policía en la cuadra del boliche y según el relato de los veraneantes, no eran más de 5 los efectivos que en la hora clave de las salida de los boliches recorrían la calle 3, arteria central de la zona balnearia de la ciudad.

El problema para Berni es explicar cómo pudo darle aviso al intendente del descontrol que había en las madrugadas, pero no tomar ninguna medida ni reforzar la presencia policial en la zona para evitar desmanes, lo que deja realmente expuesto al funcionario mientras la causa avanza a pasos agigantados y ya hay un pedido del fiscal para que por lo menos 8 de los 10 agresores queden detenidos con prisión preventiva a la espera del juicio.

Pero por otro lado, en el ámbito local, la oposición a Barrera también intenta sacar rédito político de la tragedia y el bloque de concejales de Juntos por el Cambio solicitó la interpelación y hasta la destitución del jefe comunal a pesar de que no le dan los números para hacer avanzar ese pedido, es decir, otra puesta en escena para aprovechar la situación.

En rigor, los cañones deberían apuntar a quien tiene la responsabilidad de proteger a las personas en la vía pública donde ocurrió el hecho, ya sea con mayor presencia policial o con mecanismos de prevención y disuasión de conflictos. Pero la búsqueda de culpables en la gestión local es, para Berni, una forma de exculparse a sí mismo y para la oposición, un elemento de presión sobre la gestión de Barrera.