Mundo Marino informó que los plásticos son el residuo más nocivo en todo el frente costero

Las localidades relevadas en el Censo de Basura Costero Marina 2019 fueron Villa Gesell, San Pedro, Punta Lara, Punta Indio, San Clemente del Tuyú, Santa Teresita, San Bernardo, Ostende, La Baliza (Mar Chiquita), Mar del Plata, Arenas Verdes, Necochea, Claromecó, Balneario Sauce Grande, Arroyo Pareja, Villa del Mar, Isla Lucero, Pehuen co, Cerri (Bahía Blanca) y Monte Hermoso. El 80% de los residuos encontrados en playas bonaerenses son plásticos, según Censo de Basura Costero Marina. Colillas de cigarrillo fue el residuo más encontrado.


Un total de 71.848 residuos, de los cuales el 83,2% estuvo constituido por plástico fue registrado en las costas bonaerenses, según los resultados de la cuarta edición del Censo Provincial de Basura Costera Marina, organizado por ONGs, instituciones y organismos municipales de las principales ciudades costeras de la provincia de Buenos Aires, con la colaboración de 792 voluntarios.

El censo cubrió un área total de 888.444 m2 (88 hectáreas o un equivalente a 127 campos de fútbol) y contó con la colaboración de más de 40 organizaciones del tercer sector y la sociedad civil.

Los tipos de contaminantes más encontrados en el Censo realizado en los últimos meses de 2019 fueron: colillas de cigarrillo (27,3%), fragmentos plásticos (20,6%), telgopor  (8,6%), envoltorios plásticos (8,1%), botellas y otros envases (6,9%), bolsas plásticas (6,2%) y tapitas (6,2%).



La basura marina es cualquier material persistente, fabricado por el hombre, sólido, que es descargado o abandonado en el medio marino y costero. El 80% de la basura marina proviene del continente debido a la mala disposición y manejo de los residuos urbanos o de las aguas pluviales no tratadas; el restante, de lo que pierden los barcos comerciales y pesqueros.

Más allá de su origen, los indicios de la interacción de materiales no orgánicos con la fauna marina son preocupantes. Los desechos plásticos en las aguas oceánicas pueden representar numerosos peligros para la vida marina. Su ingestión, por ejemplo, puede conducir a deficiencias nutricionales o inanición por obstrucciones estomacales. Los residuos plásticos también pueden enredar, ahorcar y ahogar a animales como peces, tortugas, ballenas, lobos y aves marinas, delfines y tiburones.

Verónica Garcia, coordinadora del Proyecto de Basura Marina de Fundación Vida Silvestre, enfatizó que "la solución a este problema debe abordarse desde distintos aspectos y con acciones que el Estado debe encarar para realizar cambios verdaderos. Desde Vida Silvestre y junto con otras organizaciones, estamos trabajando e impulsando distintos proyectos de ley para legislar y regularizar esta situación". Entre ellos uno que prohíba los Microplásticos Primarios - que ya cuenta con media sanción en la Cámara de Diputados- , un Plan de Eliminación de entrega de bolsas plásticas en cada venta, por establecimientos de comercio, y una Ley de Presupuestos Mínimos de Gestión Ambiental de Envases, contemplando la responsabilidad extendida al productor.