Nenina, se estrenó en Villa Gesell la obra que invita a deconstruirnos como sociedad

Se realizó la avant premiere de Nenina este lunes 25 a la noche en el Teatro Municipal, con entrada libre y gratuita, en el marco del día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer, una obra que invita a reflexionar sobre la libertad, la locura, los derechos de la mujer, desde una mirada declaradamente crítica del sistema en el que vivimos.


Nenina nace de la necesidad de pelear colectivamente por la liberación de Romina Tejerina (foto), una mujer injustamente encarcelada y socialmente condenada.

El estreno en Villa Gesell de la obra de Luciana Morcillo, Ivan Moschner y Olga Viglieca contó con la Dirección de Betina Hernández, la actuación estelar de Verónica Arena y fue impulsada por el Área de la Mujer.
El equipo de trabajo se completó con el sonido a cargo de Eric Rey, vídeo y fotografía por Nadia Leiva, edición de Raúl Pujadas y musicalización por Marcelo Yakko.

Casi 10 años han pasado desde su estreno a nivel nacional, y si bien hoy Romina Tejerina está libre, la situación de opresión de la mujer sigue, se agudiza, y toma diariamente ribetes de horror. Es por eso que Nenina vuelve a escena, multiplicada en sus voces, para continuar desde el escenario su lucha e invitar al público a reflexionar y tomar posición activa sobre la problemática.

La acción transcurre en el año 2007, aunque algunos aspectos están en el presente, en un tema que atraviesa a toda la sociedad. Auspicioso estreno de la obra que oportunamente se presentó en el contexto del día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer.

LA HISTORIA DE ROMINA

El 10 de junio de 2005 la Justicia jujeña condenó a catorce años de prisión a Romina Tejerina. Había sido violada y ocultó el embarazo. Parió sola en un baño una beba prematura y en estado puerperal, la mató.
Dijo que vio en ella la cara de su violador. Del hospital fue a la cárcel. Y en un juicio exprés de veintidós días el violador fue absuelto. Romina Tejerina fue liberada en 2012, días después de cumplir 29 años. Los últimos nueve los había vivido en la prisión. El caso dividió a la sociedad jujeña, pero también logró impacto nacional, en un contexto que no era el actual con la conciencia social que está logrando el Movimiento Mujeres a partir de la consigna Ni una menos.